Cómo no equivocarnos al elegir el plan de pensiones

Como avanzábamos en una entrada previa, complementar nuestra pensión pública de jubilación va a resultar imprescindible si queremos mantener nuestro nivel de vida, muy especialmente para los menores de 50 años. Por este motivo, hoy queremos explicaros cuáles son los principales errores que cometemos al suscribir un plan de pensiones y qué criterios seguir al hacerlo, puesto que de ello dependerá que tengamos más o menos saldo acumulado en el plan cuando llegue el momento de nuestra jubilación.

¿Por qué no comparamos nuestro plan de pensiones?

Recientemente tuvimos la suerte de asistir a una ponencia muy interesante relativa a planes de ahorro y pensiones, en la que se ponía de manifiesto lo siguiente: el español medio no compara su plan de pensiones y se fía únicamente de lo que le dice el gestor de su banco. Es decir, el “modus operandi” habitual sería: llega el momento de la declaración de la renta y vemos cómo pagamos muchos impuestos; en la próxima visita al banco nos ofrecen un plan de pensiones, que es el producto de ahorro que permite desgravar y, sin siquiera saber en el tipo de plan que entramos (pudiendo ser de renta fija, mixta o incluso variable; es decir, pudiendo perder dinero), accedemos porque nos permite ahorrar dinero en impuestos para el próximo año.

Elegir el plan de pensiones

¿Por qué nos hablaron de esto en la jornada de formación? Porque los planes de pensiones con mayor número de inversores adheridos tienen una rentabilidad LAMENTABLE. Estos son los datos que lo refrendan:

  • Plan de pensiones nº 1 en España por número de partícipes: Mi Plan Santander Prudente (más de 220.000 a finales del año 2015). Tiene las comisiones máximas permitidas (1,5% anual por gestión y 0,25% de depositaría), y su clasificación en Inverco la posiciona en el nº 193 de los 220 planes de su categoría (renta fija mixta). A mayor abundamiento, este año 2016 está perdiendo cerca de un 3% hasta abril.
  • Plan de pensiones nº 1 en España por número de partícipes en renta variable: BS Plan Renta Variable, del Banco Sabadell (supera los 50.000 partícipes en España). Sucede algo similar al del Santander: Inverco lo sitúa entre los peores, concretamente entre el 10% con peor rentabilidad de su categoría. Su rentabilidad es negativa tanto a 10 como a 15 años; es decir, que quienes invirtieron hace 10 años, jugándose sus ahorros en renta variable esperando rentabilidades superiores al 5% anuales, no sólo no lo han conseguido, si no que están perdiendo dinero (cuando en una PPA, es decir, un plan de pensiones garantizado, hay inversores que han conseguido más del 4% anual).
  • Plan de pensiones nº 1 en España por volumen de dinero gestionado: PlanCaixa Equilibrio, de La Caixa (unos 3.200 millones de €), que ha tenido una rentabilidad en los últimos 10 años que no llega al 1% anual (concretamente, el 0,89%), esto es, muy por debajo de la media de los planes. Y, lo peor de todo, está negativo en el acumulado de los últimos 15 años.

Nuestros consejos para mejorar nuestra elección del plan de pensiones

Si los planes de pensiones con peores resultados son los que más dinero tienen acumulado y un mayor número de partícipes, significa que las personas que han invertido allí no han mirado las rentabilidades obtenidas, ni han comparado con otras opciones más favorables para sus intereses.

Sin embargo, no solo los planes de pensiones más numerosos han tenido una rentabilidad bastante pobre, si no que, en general, la media de rentabilidad de estos planes ha sido del 1,7% anual en los últimos 10 años. Ello deja bastante que desear, siendo que en opciones garantizadas, sin asumir riesgo, había opciones bastante más convenientes.

Por ello, reiteramos la necesidad de un asesoramiento correcto y adecuado, de cara a no equivocarnos en la elección. Al mismo tiempo de que nos aconsejen en el momento de que sea conveniente cambiarnos a otro plan mejor.

Si son 10 los millones de personas españolas que ahorran o invierten en un plan de pensiones, la mayoría debería informarse o asesorarse, y comparar planes de pensiones de distintas entidades, teniendo en consideración:

  1. El riesgo que quiero asumir es lo primero que debemos conocer: nadie nos debería aconsejar invertir el dinero en renta variable (ni la persona del banco, ni un amigo, ni mi gestor). La razón es muy sencilla: debemos saber los riesgos que asumimos al hacerlo, y poder optar por otro plan más conservador, si no queremos arriesgarnos.
  2. Una vez tenemos la opción uno: comparar planes de distintas entidades; y ¿qué hay que mirar?
    – La rentabilidad histórica que ha tenido ese plan, sobre todo comparándolo con el “benchmark” (la media de rentabilidad de los planes de pensiones de su categoría)
    – Los gastos del plan de pensiones: siendo importantes, tampoco son lo fundamental, ya que todos entendemos que si queremos al mejor gestor decidiendo las inversiones de mi dinero, entendemos que cobrará más que uno “mediocre”. Siempre y cuando esté bien situado en el benchmark

Si necesitas ayuda con tu plan de pensiones, tanto para elegir uno adecuado a tu perfil como para saber las implicaciones fiscales del mismo, nuestro Departamento de Ahorro e Inversión te ayudará. Llámanos o consulta nuestras opciones para ahorrar y mejorar tu pensión.