Cómo asegurar un capital ante una enfermedad grave

Hoy en día, a todas horas estamos oyendo las palabras cáncer e ictus, bien sea por un conocido, por el amigo de un conocido o por estadísticas que nos ofrecen en el telediario sobre el incremento de estas enfermedades en España. Por ese motivo, existe una creciente demanda para suscribir algún tipo de seguro que garantice una indemnización en caso de que se diagnostique algún tipo de enfermedad grave, bien sea para afrontar gastos médicos y poder acudir al mejor especialista, o por pagar deudas pendientes, y demás. Vamos a ver qué opciones ofrecen las compañías de seguros.

Hay que ser conscientes de que los seguros de vida tradicionales, lo único que venían a cubrir era un capital por el fallecimiento o por una invalidez permanente y absoluta, ya fuera causado por un accidente o una enfermedad (esto último es lo que diferencia este seguro de las pólizas de accidentes). Con la tendencia que hemos explicado al principio de esta entrada y, ante la preocupación de muchas personas de que pudieran sufrir algún tipo de enfermedad grave como es un ictus, un cáncer, transplantes, etc.; y, pese a no sufrir una incapacidad permanente, sí poder ver mermadas ciertas capacidades que:
1º) Disminuyeran su capacidad productiva y profesional
2º) No tuvieran derecho a ninguna indemnización por sus seguros habituales de vida o accidentes.

Ante este vacío, las compañías crearon esta garantía. No obstante, hemos de tener cuidado, por la existencia de dos tipos de garantía para asegurar un capital en caso de suceder una enfermedad grave; estando ambos enmarcados en el seguro de vida:
– Como garantía adicional: se trata de un capital independiente del contratado para las contingencias de fallecimiento y/o invalidez; de tal forma que si sucede la contingencia se le abona la indemnización y sigue en vigor el seguro de vida con sus otras garantías.
– Como un anticipo del capital suscrito para las contingencias de fallecimiento y/o invalidez; por lo que si te sucede alguna de las graves enfermedades contempladas en el condicionado, la suma asegurada restante en la póliza será la suscrita inicialmente menos el capital anticipado por la compañía.

CONSEJO: revisar las enfermedades contempladas en el condicionado, ya que hay diferencias muy sustanciales entre unas compañías y otras.

Alguna compañía ha sacado alguna póliza independiente, pero nosotros entendemos que tiene más sentido enmarcarlo en un seguro de vida, que permita abarcar cualquier tipo de contingencia que pueda ocurrir, no solo una grave enfermedad, sino también un accidente.

Si necesitas más información o quieres suscribir esta póliza con la compañía que ofrezca un buen condicionado a un precio razonable, te ayudamos. Llámanos o clica AQUÍ.

26-abril-2016|Noticias, Estudios y Asesoramiento, Particulares|