¿Cuándo necesito un certificado de siniestralidad y cómo lo obtengo?

Un certificado de siniestralidad refleja el historial de un cliente en una compañía de seguros. Con ello, podemos aportarlo a aquella aseguradora a la que queramos cambiarnos para mejorar la prima, si los datos recogidos son positivos. Veremos en qué casos lo podemos necesitar y cómo conseguirlo de la compañía.

Las distintas compañías de seguros comparten información entre ellas, tienen ficheros donde reflejan la siniestralidad de sus clientes. Es así, por ejemplo, con los seguros de auto. Existe el fichero llamado “SINCO”, para pólizas de auto, al cual se recurre cuando cotizamos nuestro seguro en otra compañía. No es obligatorio estar adscrito a él, ya que compañías como Mutua Madrileña, no lo utilizan.

¿En qué momento puede ser útil obtener el certificado de siniestralidad?

Es imprescindible conseguirlo cuando estás en una compañía que no comparte datos con otras, para que tu posible compañía destino te aplique un descuento, necesitas ese certificado.

En los seguros de auto hay dos tipos de descuentos aplicables:

  1. el comercial (que es el que te puede hacer la compañía según la campaña en cada momento) y
  2. por buena siniestralidad: que puede llegar al 50-60% si los datos obtenidos son favorables (abaratando mucho tu póliza, claro)

Asimismo, puede ser útil en otro tipo de pólizas, si quieres “rascar” más descuento de una compañía. Esto es, si demuestras que has pagado 1.000 euros en primas en X años, y no has tenido ni un siniestro, estarás probando que eres un cliente que merece un descuento. Esto se aplica en seguros de empresa, por ejemplo o, incluso, de hogar.

Certificado de siniestralidad en las compañías de seguros

¿La compañía está obligada a facilitarme el certificado?

Efectivamente, las compañías deben emitir ese certificado como máximo en un plazo de 15 días. En él, se recogerá el número de siniestros de los últimos años, en el que el tomador ha sido culpable.
Para obtener el mismo, las compañías suelen disponer de:

  • Un número de teléfono en el que requerirlo
  • Un correo electrónico (por ejemplo: certificados@mutua.es)
  • Un burofax también es una manera fehaciente de requerirlo

Un consejo: si vas a entrar en una compañía que no comparte sus ficheros con las demás compañías, sería conveniente obtener un certificado antes de entrar en esa compañía sobre tu historial anterior. Más tarde, esta nueva aseguradora sólo acreditará cuántos partes has dado estando con ella, habiendo perdido toda la información previa de no haber solicitado el certificado.

Si necesitas que te ayudemos en este tipo de gestiones, para mejorar tus seguros, cuenta con nosotros. Llámanos o escríbenos un correo electrónico, y ponte en buenas manos.

Si quieres leer otros artículos de interés sobre el seguro de automóviles, te dejamos el enlace en el que hablábamos de cómo dar un parte desde una app móvil.

21-febrero-2017|Profesionales / Autónomos, Particulares, Actualidad|