Datos del 1er trimestre – Evolución de discapacitados en Aragón

El 6,35% de la población residente en Aragón tiene reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33%, lo que hace un total de 84.211 personas, según datos del primer trimestre de 2016. Este porcentaje supera a la media española, que se sitúa en el 6,02%. Estos datos de nuestra comunidad, suponen un incremento del 5% respecto el año anterior (aproximadamente 4.000 personas).

Pese a que sigue habiendo cierto retraso hasta que se llega al reconocimiento de la incapacidad desde que se inicia la tramitación de su solicitud (situándose en unos 3 meses), el incremento en el número de personas con discapacidad reconocida se debe fundamentalmente al desbloqueo que ha tenido lugar en las valoraciones por parte del Instituto Aragonés de Servicios Sociales.

Veamos, por orden de frecuencia, qué circunstancias causan estas incapacidades:
– Enfermedades osteoarticulares (28,34%),
– Enfermedades crónicas (18,31%),
– Enfermedades mentales (16,15%) y
– Enfermedades neuromusculares (10,4%).
– Las deficiencias intelectuales (9,11%);
– Las relacionadas con la vista un 7,17% y
– Las auditivas un 5,82%.

Recordemos que, para el reconocimiento de ayudas públicas, en muchos casos, es imprescindible que se supere el 33% en el grado de incapacidad. Esto permite optar, entre otras ayudas, a: adaptación del acceso a vivienda, adaptación de puesto de trabajo, atención en Centro especializado, exenciones fiscales, tarjeta de aparcamiento y prestaciones no contributivas.

En ese porcentaje, no solo influye la discapacidad, sino que también se contemplan circunstancias que puedan dificultar la integración social de la persona: factores sociales como el entorno familiar y la situación laboral, educativa y cultural.

Para poder complementar estas prestaciones que nos ofrece la Seguridad Social, hay varios tipos de seguros que, en función de lo que más nos preocupe, pueden satisfacer nuestras necesidades:
El seguro de accidentes: este es el único que permite garantizar una indemnización cuando, a causa de un accidente, se nos reconoce una incapacidad parcial.
– Seguro de vida: permite garantizar un capital, no solo en caso de fallecimiento, sino también de incapacidad (aquí sí que también se cubre la enfermedad, no solo el accidente). Además, la incapacidad que cubre puede ser la absoluta, pero también la total (para nuestra profesión).
– Seguro de dependencia: cada vez más solicitado, este seguro también garantiza un capital en caso de que se reconozca a la persona asegurada un grado de dependencia severa o gran dependencia (también por enfermedad o accidente). Al mismo tiempo, que las primas pagadas, sirven para deducírnoslas fiscalmente en nuestra declaración de IRPF.

Si sabes que con la prestación pública no tendrías suficiente para mantener a tu familia, pero no sabes cuál es el producto que cubre lo que más te preocupa, llámanos o clica AQUÍ. En la Correduría de Seguros Joaquín Moné te asesoramos sobre el seguro que necesitas.

4-abril-2016|Noticias, Tramitaciones, Estudios y Asesoramiento, Particulares, Actualidad|