C/ Coso 33, 50003 Zaragoza
976 23 86 18

¿Debo declarar en el seguro de coche a mi hijo si conduce?

Un tema muy importante cuando nuestros hijos se están sacando el carnet de conducir es contar con que deberemos incluirlos expresamente en el seguro del coche particular que vayan a usar. Vamos a ver cuándo es necesario y si es lo mismo para todas las compañías de seguros de autos.

El conductor recargado para una aseguradora

Habitualmente, en la “jerga” del seguro, hablamos de conductor “recargado” cuando:

  1. Una persona tiene menos de 26 años, y/o
  2. Ha obtenido su carnet de conducir hace menos de dos años

Entendemos recargado, como un término usado por las compañías de seguros para referirse a conductores con un mayor riesgo sobre quien tiene experiencia al volante.

Todo esto se traduce en que todo aquel que cumpla alguno de sus requisitos deberá estar declarado en la póliza como conductor. Si no fuera así, la compañía podría no dar cobertura a un siniestro en el que el conductor fuera recargado. Habría que comprobar el condicionado de la póliza para comprobar si así se recoge en las cláusulas limitativas.

El seguro de auto remolcará al auto siniestrado

 

¿Se usan los mismos criterios para considerar “recargado”?

La respuesta es rotundamente NO. Aquí está el mayor riesgo de todos: hay que tener cuidado con qué compañía estamos asegurados y comprobar esta circunstancia.
Ejemplo: alguna compañía deja de recargar a los 25 años de edad y 2 años de carnet, otras a los 27 años de edad, alguna a los 23; pero, al mismo tiempo, alguna a los 5 años de obtener el permiso de conducir…

Véase compañías que es indiferente cuándo se saquen el carnet, como Allianz, siempre que tengan al menos 25 años. EN otros casos el mínimo en edad lo fijan en 20 años, como Mutua Madrileña, porque sí exigen 2 años de carnet. No obstante, estas son las condiciones que tenemos nosotros negociadas en este momento, por lo que hay que consultar nuestra póliza concreta.

Nuestro consejo del día

En conclusión, para evitar serios problemas que nos pueden surgir si no tenemos declarados a nuestros hijos, debemos:

  1. Informarnos sobre qué consideración tiene mi compañía sobre los conductores jóvenes o recién “licenciados”
  2. Actuar en consecuencia, y declararlos en póliza cuando sea necesario, así como con la finalidad de que vayan generando bonificación (al menos de cara a esa compañía, por si en algún momento se compran su propio vehículo).

Otro tema sería cuando una familia tiene varios vehículos en el núcleo familiar, para saber en cuál de todos debería estar declarado: alguna es en el de mayor potencia, otros en el de garantías más completas, etc.

Puntuación del artículo
[Total: 1 Media: 5]

Artículos relacionados