El caso de Cristian, el surfero, y el pésimo comportamiento de su seguro de viaje

Recientemente se ha visto en todos los medios el caso de Cristian Bosco, un surfero español, que viaja por todo el mundo persiguiendo olas y aventura. Lamentablemente, en Bali, un diagnóstico de leucemia ha frenado todos sus planes. Ahora el dilema está con su compañía de seguros, que se niega a repatriarlo a España para ser atendido. Damos nuestra opinión profesional al respecto.

Qué ha pasado y dónde pone problemas el seguro de viaje

El pasado 18 de junio, Cristian se encontraba en Bali, donde acudía para impartir clases de surf, como años anteriores. De repente, una hemorragia en la nariz no se detenía, por lo que tuvo que acudir al hospital. A partir de allí empiezan las malas noticias: diagnóstico de leucemia hiperleucocitósica aguda.

Ante este panorama, lo lógico es repatriar a Cristian a España, donde someterlo de urgencia a un trasplante de médula. Hablamos de trasladarlo, dado que en Bali no es posible realizar esta cirugía tan compleja.

Al parecer, la compañía de seguros (en este caso Trawick International, según están diciendo los medios informativos) no está ayudando en nada; más bien lo contrario. Tras denegar el traslado a Cantabria (lugar de procedencia de Cristian), por ahora lo único que han ofrecido es una repatriación a Madrid, pero vía escala en Dubai, con 20 horas de vuelo.

Cómo funcionan los seguros de viaje

Nuestra visión del suceso, como Correduría de Seguros

Ante un siniestro de gravedad, como este, lo que suelen intentar las compañías es dar una solución, un tratamiento “in situ”, en destino. Más aún con esta urgencia.

Sin embargo, es posible que los recursos médicos del país de destino, como es el caso, no sean lo suficientemente buenos para atender ciertas patologías. Ante este hecho, se plantean dos opciones:

  • Repatriar al país de origen: España en nuestro caso.
  • Acercar al paciente al lugar más cercano donde sí pueda ser tratado.

Curiosamente, lo que suele preferir la compañía de seguros es repatriar al asegurado a España. El porqué es bastante simple: una vez pone pie en nuestro país, la Seguridad Social se hace cargo del gasto sanitario.

En nuestra opinión, no tiene sentido no prestar asistencia al siniestro. Incluso, tratándose de posibles diagnósticos previos al viaje (ya que, la prexistencia de una enfermedad conociendo la misma, es una exclusión general de los seguros de viaje), hay compañías que sí abonarían el coste de los gastos médicos si se tratase de una urgencia vital.

Qué medidas se están adoptando para solucionar el caso

Gracias a los medios existentes hoy en día, se ha iniciado un crowfunding, donde se pueden hacer donaciones para asumir los costes totales de repatriación, que están en torno a 180.000 euros, según indican en algún medio de comunicación. Dejamos el enlace para que podáis aportar vuestro granito de arena.

Como no puede ser de otra manera, deseamos y creemos que la compañía de seguros acabará cediendo ante la presión pública.

Os aconsejamos que vuestros seguros de viaje los hagáis a través de un mediador con experiencia en este tipo de casos, para evitar suscribirlos con compañías de seguros de las que no sepáis más que el precio. Lamentablemente, este tipo de casos suceden de vez en cuando, porque los seguros son un contrato, y se les aplican unas condiciones de muchas páginas que en la mayoría de los casos únicamente el corredor de seguros, se leen.

26-junio-2017|Noticias, Particulares, Actualidad|