El coste de nuestras pensiones sigue subiendo sin remedio

El estado en el que se encuentra la Seguridad Social preocupa y mucho a la ciudadanía. Su sostenibilidad está en duda, debido al envejecimiento poblacional y las constantes disposiciones que se vienen haciendo del Fondo de Reserva. Hoy queremos hablar de las cifras que reflejan cómo el coste de las pensiones viene incrementándose.

Cifras del incremento en el coste por pensiones

El Consejo Económico y Social, organismo público centrado en emitir informes y asesorar sobre decisiones gubernamentales que afectan a los distintos sectores de la sociedad, ha manifestado el preocupante incremento progresivo de las pensiones que ha de pagar la Seguridad Social. Veámoslo en cifras:

  • En 2015 ha habido un incremento neto en las pensiones muy elevado, comparando las que se dan de alta con las que se dan de baja. Esto se debe a dos factores:
    • La cuantía media de las pensiones que se dan de alta son más elevadas que las dadas de baja: 1.049,60 euros al mes, frente a 805,71 euros.
    • El volumen total de pensionistas también aumenta: en 2015 fueron 541.894 pensiones nuevas, en comparación con las 468.128 que se dieron de baja en el año.
  • La revalorización mínima de las pensiones que se acordó del 0,25%, en un principio, pareció muy perjudicial para la población (en un entorno, se entiende, de un IPC normal por encima del 1%). Como este año pasado el IPC fue negativo, las pensiones han incrementado su valor notablemente, y el coste para las arcas públicas también.

Hombre preocupado

Generación del “baby-boom” y generación “millenial”

Sin embargo, no es esto el final de las preocupaciones, sino más bien todo lo contrario. El mayor nerviosismo proviene de la generación que aún está por llegar a la edad de jubilación. Esa generación de padres y madres que nacieron en los años 50 (del “baby-boom“), y que han tenido unos sueldos muy dignos. Por todo ello, se espera que su pensión también se corresponda con ese nivel de vida.

Al mismo tiempo, quien debe sustituir a esa masa poblacional, son jóvenes de entre 25-35 años, que se encuentran sin empleo o con trabajos precarios mal remunerados. Por lo que sus cotizaciones tampoco se corresponden con las necesidades del sistema para compensar los pagos que hay que desembolsar.

Por estos motivos, venimos aconsejando para todo el que sea posible, hacer un esfuerzo por ahorrar, aunque sean pequeñas cuantías y todos los meses. Si quieres saber qué producto es mejor para ti, llámanos o escríbenos. Nuestro Departamento de Ahorro e Inversión estará encantado de ayudarte y ofrecerte el plan de ahorro que mejor se adapte a ti.

16-septiembre-2016|Noticias, Profesionales / Autónomos, Particulares, Actualidad, Inversión y Ahorro|