El drama de las pensiones en Chile… ¿y en España?

El sistema de pensiones en Chile es muy distinto al español. Basado en un mecanismo de capitalización individual, diferente al sistema de reparto de que disponemos en España, parece haber fracasado en el país sudamericano. Las manifestaciones se intensifican y la indignación no cesa. Explicamos su caso y lo comparamos con el español.

Chile, de la mano del dictador Augusto Pinochet, estableció una medida neoliberal, que consistía en establecer un sistema de pensiones basado en la capitalización individual. Esto significa que, de cada nómina del trabajador chileno, se deduciría un 10% del mismo para aportarlo a su futura pensión de jubilación.

Ese dinero que se descuenta de la nómina de los trabajadores, es gestionado por Administradoras de Fondos de Pensiones (AFPs), de las que hay múltiples quejas por parte de la ciudadanía, al estar cobrando comisiones elevadas, y haber incrementado en los primeros 10 meses del año 2015 más de un 70% su beneficio.

Lamentablemente, el sistema no ha funcionado, e incluso poniendo parches que complementan la pensión que les queda a los jubilados, más del 90% de los mismos están cobrando menos de 233 dólares al mes (que es entre un tercio y la mitad de lo que ingresaban estando en activo). En España, en cambio, esta tasa se sitúa entre el 70 y el 80%.

Más de un millón de personas han salido a la calle para protestar por esta situación, y han amenazado con huelgas generales en noviembre si no se da un giro radical a este hecho.

Mientras tanto, en España, las pensiones públicas se fijan por un sistema de reparto. En él, todas las aportaciones de los trabajadores españoles se recoge en un fondo único que se distribuye en función de la base de cotización de los “últimos” años de profesión. En este artículo titulado “El drama de la Seguridad Social y nuestras futuras pensiones” recogíamos la actualidad del sistema de pensiones de la Seguridad Social en España, su deficit sistémico, año tras año, y las medidas que se intentan adoptar para reducir las pensiones de los ciudadanos sin que, a simple vista, el español las perciba como “desmesuradas”.

La realidad de complementar nuestra pensión es una necesidad cada vez más imperiosa, claro, si estamos en capacidad para poder hacerlo. Si quieres que te aconsejemos en este proceso, llámanos o clica AQUÍ. 

7-octubre-2016|Noticias, Particulares, Actualidad, Inversión y Ahorro|