El gran error del ahorrador: tener el dinero en cuenta

Hoy es más común que nunca, encontrar ahorradores o inversores que prefieren tener su dinero en cuenta corriente, disponer de liquidez. El motivo es claro: los tipos de interés que ofrecen las entidades financieras son los más bajos que se recuerdan. Vamos a ver porqué y en qué casos nos estamos equivocando al tener el dinero inmovilizado.

Situación actual del mercado

Recientemente, nos hemos topado con inflación plana e, incluso, negativa. Esto lo que quiere decir es que, aunque nuestros ahorros no estén reportándonos ningún interés, no estamos perdiendo poder adquisitivo.
Los últimos datos, debido a la subida de la gasolina y de la electricidad, entre otros, ya indican que volvemos a época de inflación. La vida es más cara y, con el mismo dinero, nos podemos permitir adquirir menos bienes.

¿Conclusión? Debemos invertir nuestros ahorros para evitar la pérdida de poder adquisitivo.

Rentabilidad de nuestro dinero

Pero, si mi dinero no lo puedo meter en depósitos porque no me ofrecen apenas rentabilidad, ¿qué opciones tengo?

Alternativas donde focalizar nuestro ahorro

La banca está ofreciendo fondos de inversión para reinvertir los vencimientos de esos depósitos. Es una opción, pero hemos de tener claro que estamos asumiendo un riesgo cuando metemos nuestro dinero en productos no garantizados. Adelantábamos estos peligros y cómo estaba actuando el ahorrador, hace unas semanas, con el artículo: “El ahorro familiar sale de los depósitos por su baja rentabilidad”.

Nuestro consejo:

  1. Si eres más “hormiguita” y vas generando un ahorro todos los meses, existen productos llamados de ahorro “periódico” (como son: PIAS o SIALP, por ejemplo). Funcionan así: al final del mes, se hace un cargo de 40-100-500 euros (el importe que decidas, dependiendo de tu capacidad económica). El mismo se mete en un producto garantizado o ligado a fondos de inversión pero que, desde luego, es mejor que tenerlo inmovilizado durante meses y meses.
  2. Si, actualmente, tienes bastante dinero ahorrado en tu cuenta, sin hacer nada con él: podemos ser algo más “atrevidos” y optar por productos compuestos por una cartera de fondos (de tal manera que diversifiquemos la inversión), sin concentrar todos nuestros ahorros en un único destino, si no repartiéndolo para minimizar la exposición en un sector determinado.

Por concluir: ante un periodo con inflación, si no obtenemos rentabilidad de nuestros ahorros, estamos perdiendo poder adquisitivo; tenemos menos dinero que antes, básicamente. Si quieres que nuestro Departamento de Ahorro e Inversión te ayude a elegir el producto que mejor se adapte a ti, lláma o escríbenos, y te atenderemos encantados.

24-febrero-2017|Noticias, Particulares, Actualidad, Inversión y Ahorro|