El incendio en Plaza de los Sitios y sus consecuencias aseguradoras

Todos hemos oído hablar del desgraciado incendio ocurrido este domingo en la icónica Plaza de los Sitios, en uno de los edificios que circundan la misma. Ante un siniestro de estas características, la maquinaria aseguradora se pone en marcha, y vamos a tratar de explicar qué seguros entran en funcionamiento, así como cuáles de ellos harán frente a los gastos generados.

Como decimos, lo primero es atender el origen, y de eso se encargan los bomberos. Pero, una vez pasan varios días, se debe acceder a la vivienda (con la autorización del jefe de bomberos) para empezar las labores de limpieza tanto del hollín y del humo, así como reparar los daños consecuencia de las tareas de extinción del incendio, en el que son usados agua y productos químicos.

Es muy importante la labor de la policía judicial en la detección del origen exacto del incendio. De ello dependerá el seguro que va a hacerse cargo de pagar los daños. Veremos los dos casos posibles:

  1. Que el origen se encuentre en el CONTENIDO de la vivienda:
    Nos estamos refiriendo a un incendio causado en la cocina, por dejar una sartén con aceite, por ejemplo. Se entiende que, en este caso, el único responsable es el usuario de esa vivienda, y su seguro de hogar hará frente a las consecuencias del siniestro en su gran mayoría.
  2. Que el origen se encuentre en el CONTINENTE de la vivienda:
    Hablaremos ya de que el incendio se originó en una parte “fija” de la vivienda: esto sería, por ejemplo, un enchufe. En este caso, habría una concurrencia de culpas entre el seguro de hogar del usuario de la vivienda y el seguro de comunidad, que también asegura esas partes fijas.

Los gastos que surgen de este tipo de incendios son diversos:

  • Daños propios en la vivienda donde se origina el incendio: todo el contenido afectado (muebles, televisión, cortinas,…), así como paredes y suelos.
  • Daños en los pisos más cercanos del propio bloque de viviendas.
  • La fachada de la comunidad se ve afectada por el humo, así como es posible que las zonas comunes.
  • Las tasas de bomberos: hay veces que se pasa esa factura al seguro y otras ocasiones en las que no. Habitualmente sólo se reclama a uno de las pólizas vinculadas al siniestro, y no suele haber “concurrencia” (reparto de esa indemnización).

Hemos visto quién pagará finalmente esos costes generados, pero no cómo es la operativa en las reparaciones. Lo más probable es que se dé parte de siniestro a todas las pólizas existentes: los seguros de hogar de los afectados, el seguro de comunidad…
Al hablar de un incendio, todos esos gastos pueden ser pagados de forma directa por cada una de las compañías a sus asegurados, pero lo fundamental es que esas indemnizaciones serán “recobradas”. Ello quiere decir que esas compañías que pagan reclamarán a la/s compañía/s cuyos asegurados hayan sido los causantes del siniestro (las que hemos señalado, en función del origen en continente o contenido).
Buscar esa indemnización directa por la compañía propia, pretende agilizar el pago, en vez de hacerse por la vía de reclamación a la compañía causante, que suele ser más lento.

Esperamos esto os sirva de ayuda y, tanto si os queda alguna duda, como si queréis que os ayudemos en la gestión de vuestros seguros de hogar y comunidad, nos podéis llamar o clicar AQUÍ.

7-noviembre-2016|Noticias, Particulares, Actualidad|