¿Están seguros mis ahorros?

La situación por la que está atravesando Chipre es un ejemplo más de la grave crisis económica y financiera que se nos plantea a nivel global en la actualidad. Es un hecho objetivo que las entidades financieras han sido uno de los agentes más afectados por dicha crisis desde el primer momento debido a diversas razones que ahora no creemos conveniente entrar a valorar.

El “corralito” chipriota ha aumentado el ambiente de desconfianza en los pequeños ahorradores europeos. El temido contagio no está siendo descartado tajantemente por las autoridades europeas como requeriría la situación, ya por la complejidad y volatilidad de la situación, ya nada parece ser seguro completamente.

Es cierto que el Fondo de Garantía de Depósitos cubre la pérdida de los depositantes en caso de quiebra de alguna entidad financiera hasta una cuantía máxima de 100.000€, pero ya hemos visto como en Chipre llegó a plantearse inicialmente la posibilidad de “tocar” también a los pequeños ahorradores, aunque con la intervención de la eurozona finalmente se descartó y ahora se plantea una quita para los grandes ahorradores.

La opción más SEGURA y SOLVENTE actualmente de inversión y de ahorro, es una compañía de seguros ¿Por qué? Porque sus requisitos de solvencia (marcados por la Directiva Solvencia II) son mucho mayores que los de las entidades financieras. La DGS (Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones), entidad dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad,  obliga a las compañías aseguradoras a provisionar matemáticamente al 100% las inversiones afectas a productos GARANTIZADOS por las mismas, sin límite de cuantía. Esto es lo que se conoce como DOBLE GARANTÍA. Es decir, si un cliente invirtiera 300.000€ en un producto garantizado por una compañía de seguros, en el hipotético caso de que ese activo afecto se viniera abajo, la compañía aseguradora, a través de las provisiones que garantizan ese contrato de seguro, cubriría esa deuda gracias a su amplio margen de solvencia, obtenido en base a operaciones seguras tal como exige la legalidad vigente. Con una entidad bancaria el respaldo llegaría hasta los 100.000 euros.

Para obtener mayor información y disponer de un asesoramiento profesional e independiente, llámanos o consulta nuestros seguros de inversión.

30-agosto-2015|Noticias, Estudios y Asesoramiento, Particulares, Inversión y Ahorro|