La importancia de asegurar a nuestros trabajadores

Cuando iniciamos un negocio, o creamos una empresa, hay una serie de cosas que conocemos de antemano, y otras muchas que van a ser nuevas para nosotros. La contratación del seguro de Responsabilidad Civil y de Accidentes, probablemente, esté entre las últimas. Veremos porqué resulta de suma importancia asegurar correctamente a nuestros trabajadores.

¿Por qué debemos conocer los seguros afectan a nuestros trabajadores?

Estos son los motivos que lo justifican:

  1. Porque, como empresarios, debemos conocer qué seguros estamos obligados a contratar; y nuestro convenio sectorial nos puede obligar a hacerlo.
  2. Porque, caso de no suscribirlos, nos exponemos a una sanción.
  3. Porque, si no los contratamos, la indemnización exigida saldrá de nuestro bolsillo.

¿Cuáles son los seguros que protegen a nuestro personal?

Debemos saber la diferencia entre dos pólizas y las garantías que, en caso de que le ocurra una fatalidad a alguno de nuestros empleados, van a ser de aplicación:

  • La de Responsabilidad Civil, con su garantía de RC Patronal: esta garantía en caso de que suceda un fallecimiento o una incapacidad permanente por un motivo laboral (enfermedad o accidente), supone una protección para el empresario que por haber cometido alguna negligencia, pueda ser responsable de una indemnización en favor del trabajador o sus herederos. Un ejemplo muy claro de ello, es algún fallo en la prevención de riesgos laborales, que pueda ser achacado a la empresa. Siempre recomendamos que el sublímite por víctima se sitúe, al menos, en 150.000 €
  • El seguro de Accidentes de Convenio: más del 90% de convenios sectoriales, exigen que el empresario contrate un seguro en favor de sus empleados, con un capital de fallecimiento y otro de invalidez, que suele oscilar en torno a los 20.000-40.000 €.

Mesa de un gerente

¿Cuáles son las principales diferencias entre el seguro de accidentes y el de responsabilidad civil?

La forma de pagar la indemnización es totalmente diferente:

  • El capital suscrito en el seguro de accidentes es de abono directo a la familia o al trabajador, si se da la circunstancia asegurada en la póliza; ya que es un derecho que el convenio negociado ofrece a los empleados del sector.
  • En cambio, la indemnización que procede del seguro de responsabilidad civil, únicamente será realizable si la empresa ha cometido algún tipo de negligencia que ocasione el fallecimiento o la invalidez del empleado. Y, además, siempre se indemnizará previa reclamación o demanda de la familia a la empresa.

Como vemos, hablamos de dos pólizas y garantías imprescindibles ya que, de no hacerlo, esas cuantías pueden elevarse en algún caso por encima de los 150.000 € de indemnización, deberán salir de nuestro bolsillo si no contratamos el seguro.

Si necesitas que te asesoremos sobre tus seguros de empresa, contacta con nosotros para que te podamos ayudar. En Joaquín Moné Correduría de Seguros, contamos con más de 30 años de experiencia aconsejando a negocios.

9-diciembre-2015|Noticias, Empresas, Profesionales / Autónomos, Actualidad|