C/ Coso 33, 50003 Zaragoza
976 23 86 18

Las 5 diferencias entre asegurarte con una correduría o la banca

Venimos observando una progresiva tendencia en la que día tras día nuestro banco nos oferta seguros de todo tipo. Como respuesta deberíamos decirles que, en vez de hacer eso, podrían reducirnos las comisiones que nos cobran… Hoy vamos a explicar qué razones justifican suscribir tus pólizas con una correduría de seguros profesional, frente al banco.

¿Qué es una Correduría de Seguros?

Una correduría de seguros, para aquellos que no lo tengan claro, es un “mediador” de seguros, cuya función consiste en situarse al lado del asegurado para defenderle frente a la compañía en todo momento. Es decir, el corredor de seguros:

  • nos asesora en la contratación de la póliza, pudiendo ofrecernos nuestro seguro con varias compañías diferentes y,
  • una vez contratado, en caso de siniestro, el corredor tramitará aquel y defenderá los intereses del asegurado cuando la compañía pueda poner problemas al cliente.

Al mismo tiempo, este servicio no significa que la póliza con un corredor de seguros sea más cara, puesto que como tenemos un volumen de clientes importante, la compañía nos permite hacer descuentos que pueden llegar al 40%. Llegan a ser más baratos, incluso, que suscribiendo el mismo de forma directa con la compañía (ya que éstas valoran la buena imagen y el servicio que ofrece el corredor de seguros). Ya vimos, en un estudio que se repite año tras año, cómo un seguro de vida es más barato en una compañía que en el banco.

Mejores seguros en una correduría

Valor añadido de la Correduría de Seguros

Dicho esto, y entendida la función del corredor de seguros, veamos cuáles son las ventajas diferenciales que nos hacen los mejores aliados del cliente:

El corredor de seguros profesional se dedica únicamente a eso, al sector seguros

Toda su formación, su día a día y su empeño, se centran en gestionar pólizas y tramitar siniestros. Muy diferente de los bancos, que te pueden vender una tarjeta de crédito, como ofertar un préstamo o incluso venderte una vajilla. La profesionalidad es la primera diferencia, junto al asesoramiento experto de un corredor de seguros.

Para el corredor de seguros su cliente no es un simple número

Cuando el asegurado llama, se le atiende de forma personalizada, y es que gracias al punto uno, conocemos a nuestros asegurados. En cambio, en el banco esto no es así; ahora se centran en seguros como mañana se pueden centrar en ofrecer tarifas de teléfono. Su único interés es el número de pólizas que toda su red comercial vende a la semana, y la cuenta de resultados a final de año. No ponen el foco en el cliente, si no en el beneficio que estos le pueden generar.

La defensa del asegurado frente a la compañía la lleva a cabo el corredor de seguros

No sucede así con el empleado del banco que te ha vendido una póliza. Nos ha sucedido en muchas ocasiones: un cliente nuestro recibe una oferta más económica en su seguro del banco. Se cambia, y cuando va a tramitar un siniestro, va al empleado del banco y le explica lo que ha pasado. Aquel le dice que en la póliza tiene un número de teléfono al que puede llamar y le atenderá allí la compañía. El cliente enfadado, que estaba acostumbrado a que le ayudaran en la gestión de siniestros, vuelve con nosotros por el mejor trato recibido con la Correduría.

El horario de atención al cliente es mejor

La mayoría de corredurías abrimos mañana y tarde. En un banco eso es impensable. Por la tarde es cuando nuestros clientes suelen estar libres y se pueden acercar a vernos y comentar con nosotros las posibles incidencias o cualquier cuestión de sus seguros. En nuestro caso abrimos ininterrumpidamente de 8,30 am a 19h (a diferencia de cualquier banco, que abre de 8,30 a 14,30h), más de 10 horas de apertura frente a 6 horas. Esta mejor disponibilidad se traduce en un mejor servicio.

Nuestra estructura de negocio es mucho más sencilla que la de un banco

Esto significa que las gestiones son más sencillas con nosotros, frente a la complejidad que puede suponer en una entidad con miles de empleados. Con nosotros una persona llevará tu asunto, desde el principio hasta el final, peleándonos con la compañía porque tu asunto se solucione. En un banco te derivan a un sitio, luego a otro, y quizás en veinte minutos ya puedes hablar con quién era necesario. ¿Quién no ha querido cerrar una cuenta alguna vez y se ha paseado por tres sucursales antes de conseguirlo? A eso nos referimos…

Esperamos que esta información te haya servido para conocer el servicio que podemos llegar a ofrecerte. Si quieres conocernos mejor y disfrutar de las ventajas de la correduría frente a la banca en primera persona, llámanos.

Puntuación del artículo
[Total: 1 Media: 5]

Artículos relacionados