Los 3 motivos que harán olvidar tu aversión al riesgo cuando ahorras

A día de hoy hay más de 800.000 millones de euros que pertenecen a españoles que mantienen su dinero en cuenta. El ahorrador se debate entre su aversión al riesgo y las ganas de obtener rentabilidad con su inversión. Seguro que tú estás en un lugar similar, por lo que vamos a ver 3 razones para evitar que lo pienses más, y conseguir nuestros objetivos.

1er motivo: si no haces nada, la inflación te hará perder poder adquisitivo

En menos de 8 años lo que antes costaba 100 € ahora cuesta unos 111. Esto no es más que un reflejo de que la persona que guarda el dinero en cuenta, o el típico que dice que donde mejor está es “debajo del colchón”, veamos con un ejemplo si es así: el Banco Central Europeo dice que la inflación media debe ser del 2%, cumpliéndose esto:

  • En 10 años si tenía 100 € y lo he tenido en cuenta, podré comprar bienes que cuesten aproximadamente 80 €
  • En 20 años podré comprar artículos por menos de 70 euros

Por no hablar de que si la inflación se sitúa en torno al 4% en 10 años tendría menos de 70 euros aproximadamente. Es decir, la pérdida de poder adquisitivo se aprecia claramente, si no optamos por hacer algo con nuestro dinero.

Esto no es más que un reflejo de lo que señalan expertos en finanzas: la prioridad deberíamos ponerla en la conservación de poder adquisitivo y no tanto en la seguridad. Como vemos, en este sentido, el efectivo se convierte en la peor clase de activo.

El miedo a invertir

2º motivo: el inversor ha de buscar las primas de riesgo para obtener rentabilidad

Como la lógica presupone, quien asume un mayor riesgo debe esperar conseguir más rentabilidad en el tiempo, en comparación con el que toma sus decisiones de inversión buscando seguridad.

Un ejemplo: cuando comparamos los fondos de renta mixta (algunos, bastantes, vienen ofreciendo una media histórica los últimos 15 años de un 4% anual), con un producto garantizado (estamos ofreciendo máximo el 1% neto), el inversor de ese fondo de inversión esperará obtener más rentabilidad.

Está claro que rentabilidades pasadas no garantizan las futuras pero, a medio y largo plazo, elegir una buena gestora y una cartera de inversión diversificada nos ayudarán a buscar esas primas de riesgo que nos den la rentabilidad que buscamos.

3er motivo: no especular, mucho mejor invertir

Para el ahorrador medio, tener que seguir la evolución de los mercados financieros es horroroso, una tarea tediosa a la par que frustrante. Es imposible poder evitar las peores jornadas de la Bolsa, nadie puede anticiparlo.

Por eso es mucho mejor ser constante y escoger, como decíamos, una buena gestora cuyos expertos sabrán lo que hacer para aprovechar los momentos alcistas y protegerse en los bajistas. No tiene sentido estar pendiente mensualmente de cómo está yendo porque estaríamos constantemente sacando y metiendo el dinero, con el coste añadido que ello supone.

Como decíamos hace meses, la mejor alternativa a esto es un producto de ahorro periódico, que supone ir comprando poco a poco los activos, evitando comprar caro en un mal momento, si no hacerlo en distintos periodos minimizando los riesgos.

Si quieres que te podamos ofrecer los mejores productos de ahorro del mercado, nuestro Departamento de Ahorro e Inversión te ayudará a encontrarlo, haciendo además un posterior seguimiento de la inversión. Y todo ello sin un coste adicional para ti.

9-enero-2017|Inversión y Ahorro|