Qué es el periodo de carencia en un seguro de salud

Los seguros de asistencia sanitaria, también conocidos como seguros de salud, en el momento de su contratación, suelen tener un periodo de tiempo al inicio del mismo en el que no entran en vigor todas sus coberturas. Veremos por qué sucede, cuál es el tiempo medio de esta falta de cobertura y cómo se puede evitar.

¿Por qué contratar un seguro de salud?

Los seguros médicos han sido los que apenas han notado la crisis. Lo decimos en el sentido de que sigue creciendo el número de personas con seguro de salud, lo cual está directamente vinculado con: los recortes en sanidad, el alargamiento de los tiempos de espera en los hospitales y centros públicos y, en general, el peor servicio recibido.

Precisamente para evitar esos problemas, y por el abaratamiento de los seguros privados, muchos ciudadanos optan por suscribir pólizas en compañías de seguro, ya que ofrecen las siguientes ventajas:

  • La menor demora para ver al especialista ya que, en vez de tardar varios meses, tienen un promedio que no llega a las dos semanas.
  • Posibilidad de elegir al especialista que te atiende (dentro del amplio cuadro médico que ofrecen las compañías), no está impuesto por nadie.
  • El tiempo de espera en caso de intervención quirúrgica tiene una media inferior a dos meses (cuando por la pública es frecuente que pueda superar el año).

Cara de preocupación

El periodo de carencia en el seguro médico

Hablemos del periodo de carencia, el cual se define en la propia RAE como: “En un seguro, período en el que el cliente nuevo no puede disfrutar de determinados servicios ofrecidos”. Es justamente eso: al suscribir por primera vez un seguro de salud, durante una serie de meses podremos disfrutar de determinados servicios, sin embargo, para otros tendremos que esperar.
Si os fijáis, hemos dicho contratar “por primera vez”. Esto es así porque, si teniendo un seguro optamos por cambiar de compañía, aportando el último recibo de aquel nos eliminan los periodos de carencia (salvo el propio de parto). Por eso las carencias sólo deberíamos tenerlo cuando contratamos un seguro de salud por primera vez.

Veamos cuántos son los meses de carencia más habituales, que se sitúan en torno a:

  • 6 meses para medios especiales de diagnóstico. Técnicas especiales de tratamiento. Cirugía ambulatoria. Planificación familiar. Psicoterapia.
  • 8 meses para intervenciones quirúrgicas, hospitalización y partos (salvo urgencia vital o partos prematuros)

No obstante, es posible que determinadas Corredurías de Seguros puedan eliminar estas carencias en determinados colectivos. Este es nuestro caso, por ejemplo.

Si quieres que te ayudemos a elegir entre los mejores seguros de salud y, al mismo tiempo, poder optar a no tener carencias, contacta con nosotros. Ponte en buenas manos.

14-julio-2016|Noticias, Empresas, Profesionales / Autónomos, Particulares, Actualidad|