Moné Seguros e Inversión

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Seguros de vida con la hipoteca: definición, precio y obligatoriedad

Descubre todo sobre los seguros de vida vinculados a la hipoteca: su precio, si es obligatorio y la posibilidad de comparar antes de contratar con el banco.

¿Has oído hablar de los seguros de vida hipotecarios? Dentro de los seguros de vida aparece una póliza clave, vinculada a la hipoteca.

Para la mayoría de los bancos, contar con esta “protección” es un requisito fundamental a la hora de firmar cualquier hipoteca. Pero lo que mucha gente no sabe es que no tenemos por qué aceptar el producto que nos ofrece el banco.

En este artículo vamos a profundizar en el seguro de vida de hipoteca: desde qué cubre este tipo de seguro de vida pasando por cuánto vale, si es obligatorio y las posibilidades que tienes de comparar opciones en diferentes compañías.

¿Qué es un seguro de vida vinculado a la hipoteca?

Un seguro de vida vinculado a la hipoteca es un tipo de póliza que contratamos para proteger el pago de una hipoteca en caso de fallecimiento del titular. 

Esto garantiza que la deuda hipotecaria será cubierta en su totalidad ( o en una cuantía importante) si se da un suceso inesperado, liberando a la familia de la carga financiera que podría conllevar. Normalmente, las pólizas de este tipo están diseñadas para disminuir su valor a lo largo del tiempo, ya que la deuda hipotecaria también se va reduciendo.

Aunque estos seguros suelen ser obligatorios al solicitar una hipoteca, hay casos en los que se puede optar por contratarlo de forma voluntaria. Asimismo, existen diferentes tipos de pólizas vinculadas a la hipoteca, y es importante entender las coberturas que ofrecen y las condiciones asociadas a las mismas antes de contratar una.

¿Qué cubre un seguro de vida hipotecario? Tipos de coberturas

El seguro de vida vinculado a un préstamo hipotecario protege a los familiares y seres queridos del titular de una hipoteca ante la deuda que se generaría si este falleciera. Además, de forma opcional, también puede llegar a cubrir la invalidez permanente. 

Estas son las principales coberturas del seguro de vida:

  • Fallecimiento (Cobertura principal).
  • Invalidez absoluta y permanente. Es opcional y se contrata alguna vez.
  • Invalidez profesional y permanente. Es opcional y, a pesar de ser muy necesaria, casi nunca se contrata en las entidades bancarias.
  • Capital adicional por fallecimiento o invalidez causados por un accidente (Opcional).

La cuestión es que, en muchas ocasiones, al único que se protege es al banco a través de esta póliza, ya que se suele suscribir solamente la cobertura de fallecimiento para cancelar el préstamo, sin quedar capital adicional para los familiares.

¿Por qué contratar el seguro de vida con la hipoteca?

¿Qué podría pasar si la persona que ha firmado la hipoteca fallece? Como hemos comentado, los seguros de vida hipotecarios se crearon para evitar dejar desprotegida a la pareja o a toda la familia ante este tipo de deudas.

Si la persona que ha firmado la hipoteca fallece, el seguro de vida hipotecario se activará y pagará la cantidad asegurada a los beneficiarios designados en la póliza. Esta cantidad se utilizará para cubrir la deuda pendiente de la hipoteca, evitando así que recaiga sobre otra persona que no sea el fallecido.

Además de la cobertura por fallecimiento, algunas pólizas de seguro de vida hipotecario también ofrecen cobertura por invalidez. Así, si el titular queda incapacitado permanentemente debido a una enfermedad o a un accidente, la póliza puede llegar a pagar una cantidad preestablecida que ayudará a cubrir los pagos de la hipoteca.

Es importante destacar que los detalles y la cobertura específica pueden variar según la compañía aseguradora y la póliza contratada. Si quieres garantizarte una protección adecuada, tendrás que leer detenidamente los términos y condiciones antes de firmar un contrato de seguro de vida hipotecario. 

¿Cuándo se puede contratar el seguro de vida de la hipoteca?

La contratación de un seguro de este tipo puede realizarse en diferentes momentos, dependiendo de las circunstancias de cada cliente.

Generalmente, se recomienda contratarlo en el mismo momento de firmar la hipoteca, para proteger a la familia si el titular fallece inesperadamente.

Sin embargo, algunas entidades financieras permiten contratarlo en cualquier momento durante la vigencia del préstamo. Incluso es posible hacerlo a posteriori, si el titular de la hipoteca decide adquirir después el seguro de vida para cubrir su deuda.

¿Es obligatorio contratar un seguro de vida en una hipoteca?

No es obligatorio contratarlo, pero muchos bancos tienen como requisito indispensable que sus clientes cuenten con un seguro de vida para poder recibir el préstamo hipotecario. 

Según la ley hipotecaria (Ley 5/2019, de 15 de marzo, reguladora de los contratos de crédito inmobiliario), tu banco puede exigirte su contratación, pero no te puede obligar a contratar su póliza.

Es decir, la ley te ampara para que puedas comparar diferentes seguros de vida para hipoteca y elijas el que te ofrezca mejores condiciones.

En este sentido, en Moné Seguros ayudamos a nuestros clientes a escoger la mejor opción en su seguro de vida hipotecario. Y, de hecho, la mayoría de las veces no suele coincidir con la que te ofrece tu entidad bancaria.

En cualquier caso, contratar una hipoteca sin seguro de vida no es lo habitual, puesto que éste garantiza la estabilidad financiera familiar. Además, contar con un seguro de vida también puede ser beneficioso para el propio titular del préstamo, ya que puede incluir coberturas adicionales, como indemnización por enfermedades graves, elaboración de testamento online o segunda opinión médica, entre otras.

Por otro lado, algo que la legislación sí que contempla es que, al contratar una hipoteca, como mínimo, deberás contar con un seguro que cubra los daños ocasionados por incendio. En la práctica, el seguro de hogar y el seguro de vida suelen contratarse juntos para complementar esta protección mínima ante incendios.

¿Qué sucede cuando hay dos titulares?

Existen dos opciones a la hora de pactar un seguro de vida de este tipo: contratar el 100% del capital prestado al mismo titular o bien, si son dos personas las que reciben el préstamo hipotecario, el 50% a cada uno. Todo dependerá de la entidad bancaria y de las personas que asuman el préstamo.

Por supuesto, si el asegurado así lo desea, este seguro puede ampliarse en la suma asegurada contratable. Por ejemplo, si por tu situación personal necesitas más capital o si quieres suscribir alguna cobertura adicional.

Primas del seguro de vida hipotecario

Las primas son los pagos que realizas a la aseguradora a cambio de la cobertura que te ofrece. Estas pueden pagarse de diferentes formas: mensual, trimestral, semestral o anualmente.

Las hay de diversos tipos:

  • Prima nivelada: El importe de la prima se mantiene constante durante toda la duración de la póliza. Es una buena opción, pero suele ser más costosa a corto plazo.
  • Prima natural o de Riesgo: La prima aumenta con la edad del asegurado. Es más económica al inicio, pero puede volverse cara con el tiempo. Es la opción más habitual.
  • Prima única: Se paga una única suma al inicio del contrato. Esta opción es menos común, y suele ser bastante perjudicial para quien la contrata.

Calcular el precio del seguro de vida con hipoteca, ¿cuánto cuesta?

Para calcular el precio del seguro de vida para hipotecas es necesario tener en cuenta principalmente 3 factores antes de contratarlo:

  • La edad de las personas que contratan el seguro y que han suscrito la hipoteca. El precio cambia sustancialmente si los clientes se encuentran en su treintena o tienen más de 50 años.
  • Las coberturas. Si solo protegen ante fallecimiento o si ofrecen una opción más completa que incluye también invalidez permanente.
  • Entidad con la que se suscribe. Como ya te contamos en un artículo anterior, el seguro de vida puede ser un 30% más caro en el banco que en una aseguradora

Impuestos y recargos al seguro de vida hipotecario

Cuando hablamos de seguros de vida hipotecarios, a menudo nos centramos en las primas y las coberturas, pero hay un aspecto que suele pasar desapercibido: los impuestos y recargos. Estos elementos incrementan el coste total de tu póliza y afectan a tu presupuesto a largo plazo. Son, por ejemplo:

  • Impuesto sobre Primas de Seguros (IPS). En España es del 6% y se aplica sobre la prima neta.
  • Recargo de Compensación. Se destina al Consorcio de Compensación de Seguros y es obligatorio. Su tasa varía según el tipo de seguro, pero para los de vida suele ser del 0,15% sobre la prima neta.
  • Recargos de la aseguradora. Algunas compañías aplican recargos adicionales por gestión, administración o incluso fraccionamiento del pago.

Seguro de vida para hipoteca: el precio no lo es todo

Además de estos factores, a la hora de calcular la prima también se deben tener en cuenta otros aspectos, como el capital asegurado, la duración del seguro, el tipo de interés en caso de pago fraccionado y las posibles enfermedades preexistentes. Estos puntos pueden afectar directamente al coste del seguro de vida para hipotecas.

Es importante conocer los mejores seguros de vida y solicitar presupuestos para poder elegir la alternativa que mejor se adapte a tus necesidades y tus requisitos.

¿Es mejor contratarlo con tu banco o con la aseguradora que tú elijas?

En el último estudio comparativo de primas del seguro de vida riesgo del INESE, realizado en 2022, los datos demuestran diferencias importantes entre las compañías de seguros y las entidades bancarias. 

Según este análisis, la prima media es de 446,86 euros en las aseguradoras de los bancos y de 249,26 euros en las compañías de seguros. Es decir, contratar el seguro con tu banco puede costarte un precio hasta un 79% superior.

Igualmente, en el último año del análisis, las compañías de seguros bajaron sus precios (un 2,5 %), mientras que en los operadores de banca-seguros se subieron (7,6%).

¿Cómo comparar aseguradoras en un seguro de vida hipotecario?

Como puedes ver, el seguro de vida hipotecario supone una elección que puede acabar repercutiendo en tu bolsillo año a año. Para que no pagues de más y puedas contratar la póliza más ajustada a tus necesidades es necesario que compares entre varias aseguradoras para comprobar si la oferta es mejor que la que te brinda tu banco.

En este sentido, para no tener que ir mirando las compañías una a una, la mejor opción es recurrir a una correduría, un comparador de seguros “de carne y hueso”, que te permitirá que consultes todos los detalles de la mano de un profesional, que cuenta con la independencia de poder recomendarte la póliza más ventajosa entre más de una veintena de compañías.

Las vinculaciones de tu hipoteca

Cuando estás comparando hipotecas, algo que se debe estudiar, más allá del tipo de interés, es qué te exigen los bancos para firmar con ellos.

Es importante que, en la negociación de tu hipoteca, intentes que te pongan las menores vinculaciones posibles

Hay bancos que te piden hasta 5 o 6 productos vinculados: nóminas, domiciliación de recibos, aportaciones a fondos de inversión o planes de pensiones, seguros médicos o de auto, seguro de vida, seguro de hogar… Todo ello para bajar el tipo de interés, pero acarreando unos gastos añadidos para la familia que son enormes.

En cambio, hay opciones bancarias que, en la actualidad, están exigiendo menos productos vinculados, favoreciendo así la libertad del consumidor de contratar lo que quiere y necesita. De ese modo, podrás elegir el seguro de vida donde más te convenga, sin pensar en el perjuicio que tiene en tu tipo de interés hipotecario.

¿Cómo reclamar el seguro de vida hipotecario?

Reclamar el seguro de vida hipotecario es un proceso relativamente sencillo, pero es importante seguir algunos pasos para asegurarte de obtener la indemnización adecuada.

  1. En primer lugar, es fundamental notificar a la aseguradora sobre la muerte del titular de la hipoteca lo antes posible. Normalmente, deberás presentar una copia del certificado de defunción y cualquier otra documentación requerida por tu compañía aseguradora.
  2. A continuación, tendrás que rellenar un formulario de reclamación en el que queden claros los detalles del préstamo hipotecario y los beneficiarios designados. Si lo necesitas, puedes pedir una copia del contrato hipotecario y cualquier otra información relevante.
  3. Más tarde, la aseguradora procederá a evaluar tu solicitud y tomará una decisión sobre la indemnización.
  4. Si todo está en orden y se cumplen los requisitos del contrato, la compañía deberá pagar la indemnización correspondiente a los beneficiarios designados. En caso de tener alguna duda sobre el proceso de reclamación, tu correduría de seguros puede ofrecerte asesoramiento personalizado.

¿Puedo dar de baja el seguro de vida hipotecario con mi banco?

Los seguros se renuevan todos los años, así que antes de esa renovación puedes cancelar o hacer la devolución del tuyo en el banco y contratar el de la compañía aseguradora de tu elección. Eso sí, tendrás que avisar a tu entidad con un mes de antelación.

De hecho, una práctica frecuente es suscribirlo el primer año con el banco, pero luego cambiarlo a una correduría como Moné Seguros. Aun así, puedes elegir desde el principio declinar la oferta de tu banco, algo que no muchas personas saben a la hora de firmar la hipoteca. 

Si buscas ayuda y asesoramiento para contratar este tipo de póliza, no dudes en ponerte en contacto con Moné Seguros. Contamos con muchos años de experiencia y estamos deseando ayudarte.

Contacta con nosotros

¡Haz clic para puntuar este artículo!
(Votos: 4 Promedio: 5)