¿Todavía tienes una cláusula suelo?

Nuestra actividad, como ya sabéis, no consiste en la abogacía. Si bien, sí tratamos con muchas personas relacionadas con esa actividad, así como con muchas otras. Hablamos de sus seguros, sus pólizas ligadas a la hipoteca, y sus condiciones sobre el tipo aplicable en su deuda. Gracias a ello, conocemos de primera mano lo que significa tener una cláusula suelo y como, progresivamente, están siendo eliminadas cuando son declaradas nulas. Os lo explicamos.

En las cláusulas de un préstamo hipotecario son muchas las cuestiones que se tratan: participantes del mismo, importes, tipos de interés, condicionantes,… Por ello, resulta muy complicado que todo se haya tratado como se debería, en el momento de negociar la hipoteca. Este es el origen de este eterno asunto, que llevamos oyendo desde hace varios años.

¿Qué es una cláusula suelo?

Esto es posible que resulte algo redundante, ya que si la tienes en tu hipoteca, lo conoces perfectamente; pero no está de más explicarlo para quien todavía no lo sepa. Esta cláusula trata del tipo de interés mínimo que es aplicable a una hipoteca: cuando el EURIBOR está bajo, como es el caso ahora mismo, si sumado al diferencial que aplica el banco (pongamos por caso el 1,5%) no llega al mínimo que la entidad financiera estima oportuno para conseguir su beneficio, fijaban lo que sería un tipo de interés mínimo para ese préstamo.

Pongamos un ejemplo: en un préstamo de 100.000 € a 30 años, si el Euribor está al 0,1% más el 1,5% del diferencial, es un total del 1,6%. Sin embargo, si el banco fijó la cláusula suelo del 3% (suelen situarse entre el 3 y el 4%), hay una gran diferencia entre lo que debía haber pagado el cliente y lo que pagó. Concretamente:

  • Con la cláusula suelo: es una cuota mensual de 421,60 €
  • Sin la cláusula suelo: es una cuota mensual de 349,94 €

Haciendo una capitalización de esta diferencia durante toda la vida del préstamo, suponiendo que esas condiciones se mantuvieran: 71,66 € x 12 meses x 30 años = 25.797,60 € se embolsa la entidad financiera, en muchos casos a través de una cláusula que el cliente desconocía.

¿Qué opciones tengo de eliminar mi cláusula suelo?

La ventaja que ahora existe para eliminar esa cláusula, es que hay muchos antecedentes. Y es que ya hay sentencias del Tribunal Supremo, quien empezó en 2013 a dar la razón a los ciudadanos.

Por ejemplo, este mismo año, el Juzgado de lo Mercantil número 11 de Madrid estableció el 7 de abril la nulidad de las cláusulas suelo de 40 bancos, ni más ni menos, debido a “falta de transparencia”.

El debate ahora también se centra sobre la retroactividad de  la nulidad de las cláusulas suelo en España; y es que, por ahora, se están devolviendo cantidades desde el año 2013. Para ello ya se ha celebrado una vista en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, y se está a la espera de resolución. Esto significaría, si se aplica finalmente una retroactividad ilimitada, el deber de devolver esos importes pagados de más a los consumidores, desde el inicio de la suscripción de la hipoteca.

Llámanos o escribe un correo electrónico a seguros@joaquinmone.com. Te ayudaremos.

23-mayo-2016|Noticias, Tramitaciones, Estudios y Asesoramiento, Particulares, Actualidad|